Consejos de seguridad para clientes de correo

Todos conocemos los clasicos clientes de correo Outlook o Mozilla Thunderbird, pero hay muchos mas aplicativos que cumplen esta tarea. Dichas aplicaciones nos permiten configurar nuestras cuentas de correo para poder enviar y recibir mails en nuestro ordenador o dispositivo móvil.

En esta nota te daremos algunos consejos que deberás tener en cuenta a la hora de elegir un cliente de correos, sin dejar de lado la seguridad.

¿Cómo funcionan los clientes de correo electrónico?

Cada dirección de correo electrónico tiene dos partes básicas: el nombre de usuario y el nombre de dominio. Cuando enviás un correo electrónico a otra persona, el servidor de su dominio debe comunicarse con el servidor de dominio de su destinatario.

Por ejemplo, supongamos que tu dirección de correo electrónico es micuenta@example.com, y la persona con la que se contacta está en cuentadestino@anotherexample.org. En términos muy básicos, después de presionar enviar, el servidor que aloja su dominio (example.com) detecta la dirección de correo electrónico y luego contacta al servidor que aloja el dominio del destinatario (anotherexample.org) para informarle que tiene un mensaje en ese dominio.

Una vez establecida la conexión, el servidor que aloja el dominio del destinatario (anotherexample.org) determina el nombre de usuario de la dirección de correo electrónico (cuentadestino) y enruta el mensaje hacia esa cuenta.

¿Cuántos clientes de correo electrónico existen?

Hay muchos clientes y servicios de correo electrónico diferentes, cada uno con su propia interfaz. Algunas son aplicaciones basadas en la web, otras son aplicaciones independientes instaladas directamente en tu computadora y otras están basadas en texto. También hay variaciones de muchos de estos clientes de correo electrónico que han sido diseñados específicamente para dispositivos móviles, como los smartphones.

¿Cómo elegir un cliente de correo electrónico?

Por lo general, se incluye un cliente de correo electrónico con la instalación de tu sistema operativo, pero hay muchas otras alternativas disponibles. Tené cuidado con el software «casero», ya que puede no ser tan seguro o confiable como el software que se prueba y se mantiene activamente. Algunos de los factores por considerar para decidir qué cliente de correo electrónico se adapta mejor a tus necesidades son:

Seguridad: ¿Creés que tu programa de correo electrónico te ofrece el nivel de seguridad necesario para enviar, recibir y leer mensajes de correo electrónico? ¿Cómo maneja los archivos adjuntos?. Si estás tratando con información confidencial, ¿tiene la opción de enviar y recibir mensajes firmados y/o encriptados?

Privacidad: Si estás utilizando un servicio basado en la web, ¿leíste su política de privacidad? ¿Sabes qué información se recopila y quién tiene acceso a ella? ¿Hay opciones para filtrar el correo no deseado?.

Funcionalidad: ¿El software envía, recibe e interpreta mensajes de correo electrónico de manera adecuada?.

Confiabilidad: Para los servicios basados en la web, ¿el servidor es confiable? ¿O su correo electrónico no está disponible con frecuencia debido a mantenimiento, problemas de seguridad, o a un gran volumen de usuarios?.

Disponibilidad: ¿Necesitás acceder a tu cuenta desde cualquier computadora?.

Facilidad de uso/intuitividad: ¿Los menúes y las opciones son fáciles de entender y de usar?

Atractivo visual: ¿Te parece atractiva la interfaz?.

Cada cliente de correo electrónico puede tener una forma diferente de organizar el correo redactado, enviado, guardado y eliminado. Familiarizate con el software para que puedas encontrar y almacenar mensajes fácilmente, y para que no los pierdas involuntariamente. Una vez que hayas elegido el software, protegete y protege a tus contactos siguiendo las buenas prácticas de seguridad.

¿Puedo usar más de un cliente de correo electrónico?

Podés tener más de un cliente de correo electrónico, pero con el riesgo de experimentar problemas de compatibilidad. Algunas cuentas de correo electrónico, como las emitidas a través de su proveedor de servicios de Internet (ISP), solo son accesibles desde una computadora que tiene los privilegios y configuraciones adecuadas para que puedas acceder a la misma.

Podés usar cualquier cliente de correo electrónico independiente para leer esos mensajes, pero si tenés más de un cliente instalado en tu máquina, deberás elegir uno como predeterminado. Cuando hagas click en un enlace de correo electrónico en un navegador o mensaje de correo electrónico, tu computadora abrirá el cliente de correo electrónico predeterminado que elijas.

La mayoría de los proveedores dan la opción de descargar los clientes de correo electrónico directamente desde sus sitios web. Asegurate de verificar la autenticidad del sitio antes de descargar cualquier archivo, como así también utilizar un firewall y mantener actualizado el software antivirus, para minimizar los riesgos.

También podrás mantener cuentas de correo electrónico gratuitas a través de clientes de correo electrónico basados en navegadores (por ejemplo, Yahoo!, Hotmail, Gmail) a los que podés acceder desde cualquier computadora. Debido a que estas cuentas se mantienen directamente en los servidores de los proveedores, no interfieren con otras cuentas de correo electrónico.

Y recordá que ante cualquier duda, podés contactarnos a soporte@baehost.com

Hasta la próxima!!

FacebooktwitterlinkedinFacebooktwitterlinkedin

Deja un comentario