Trampas de Spam: qué son y cómo evitarlas

Hoy repasaremos cuáles son los elementos que pueden poner en riesgo la reputación de tus campañas de email marketing.

Las trampas de Spam o “Spam traps” son direcciones de correo utilizadas por proveedores tales como Outlook, Gmail, Yahoo -entre otros- para identificar a aquellos remitentes que añaden direcciones de correo a sus listas, sin contar con el permiso de sus propietarios. No se encuentran publicadas y, por lo tanto, no deberían recibir emails de otros usuarios. Si eso ocurre, las trampas de spam envían una alerta a los proveedores, informando que el remitente del email recibido es un potencial spammer. Enviar un email hacia una dirección de correo electrónico que jamás fuera publicada ni divulgada es considerado Spam. Por lo tanto, la empresa o individuo que envió el correo no sigue las buenas prácticas del email marketing. Para aquellos que desconocen aún cuáles son, el CAPEM (Código de Autorregulación de Prácticas Email Marketing) da una serie de pautas y reglas que deben seguirse.

Para entender un poco más acerca de la gravedad de estas casillas, si una empresa envía emails a un spam trap de Gmail, y el proveedor ha catalogado su remitente como spammer, difícilmente dicho remitente pueda volver a ingresar en otras cuentas de correo de Gmail.

Tipos de “Spam traps”:

 *SPAM Traps auténticas: son cuentas creadas con el propósito de capturar spammers. Si creás una cuenta de correo de Gmail sin darla a conocer y, de repente, empezás a recibir promociones y publicidades de empresas desconocidas… ¿Cómo es posible? Son spammers que obtuvieron tu email creado de una forma incorrecta al no seguir las buenas prácticas del email marketing. Si tu empresa es “cazada” mediante “spam traps”, probablemente tu dirección IP y dominio se vean comprometidos inmediatamente.

*SPAM Traps recuperadas: son direcciones que ya existían anteriormente, pero absorbidas por los proveedores de correo luego de un determinado tiempo de inactividad o desuso. Son menos agresivas ya que previamente habían enviado alertas durante un determinado tiempo, informando respecto de la inactividad de la cuenta. Después de ese período, la cuenta se convierte en “spam trap”. Si tenés alguna de esas direcciones en tu lista de contactos, deberías haber recibido diversas notificaciones para eliminarlas. Si no lo hiciste, podrías ser identificado como spammer.

Cómo evitar caer en estas trampas:

– No comprar bases de datos: lo peor que podés hacer, ya que las direcciones recogidas en estas listas son probablemente muy antiguas, inactivas e incluso direcciones que ya se han convertido en “spam traps”. Es un grave error pensar que comprando bases de datos obtendrás mejores resultados. Lo ideal es que los destinatarios estén esperando recibir tus correos porque realmente les interesa tu contacto. Algunas tácticas infalibles para obtener sus direcciones son:

  • Formularios de suscripción ubicados estratégicamente en tu website.
  • Incentivos tales como premios, regalos o acceso gratuito a contenidos y materiales de interés para tu público. Puede funcionar como un estímulo para obtener direcciones.
  • CTA, ya que si publicás artículos en tu blog pódes sumar un Call to Action invitando a tus lectores para suscribirse a tu newsletter con el fin de recibir más contenido de ese estilo.

– No enviar emails a suscriptores inactivos o emails muy antiguos de tu lista, ya que es muy probable que existan cuentas de correo convertidas en “spam traps”.

– Utilizar herramientas confiables: las posibilidades de quedar marcado como correo basura se reducen notablemente si utilizás una plataforma de Email Marketing con buena reputación.

– No inventar direcciones genéricas: con tal de alcanzar nuevos “leads”, muchas personas inventan correos con la esperanza de que sean cuentas reales. Si tienen mucha suerte, puede que le acierten a alguna pero la probabilidad es mínima, y el riesgo de que caer en Spam al hacer estos intentos es muy grande.

Cuida tus listas: mantener y desarrollar una Base de Datos de calidad es un trabajo continuo. Sin embargo, es lo único que te ayudará a no caer dentro de una de “spam traps”. Segmentá tu audiencia de acuerdo con su perfil demográfico, comportamiento y rendimiento. Conocer a tus suscriptores y agruparlos es clave para enviar contenidos que se ajusten a sus necesidades e intereses, y así aumentar la tasa de apertura de tus correos, mejorando la reputación de tu cuenta para los servidores.

Por otro lado, recordá que cada email que envíes debe tener un link de desuscripción para que el usuario pueda utilizarlo en caso de no querer recibir más correos.

Si tenés dudas o consultas, escribínos a soporte@baehost.com

Hasta la próxima!

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinFacebooktwittergoogle_pluslinkedin

Deja un comentario